No estamos solos en esto. Decenas de personas han visto sus vidas transformarse por el café en cuanto Verena y Henry se hicieron cargo de las fincas que ahora dirigen. Nuestro compromiso es ofrecer una oportunidad a muchas familias de la zona a través de salarios dignos.

Además, apostamos por que las mujeres también formen parte del proceso del que a menudo han sido excluídas.

 

La calidad de vida en la zona ha aumentado gracias a la Finca, donde en periodo de cosecha pueden llegar a trabajar más de 50 personas y esto es una inyección apreciable en la economía local.

 

Asimismo, nuestro respeto por el medio ambiente hace sostenible los cultivos